Archivo de la categoría: Actualidad

VIGILANCIA PAUTADA

Los procedimientos implican procesos y gestiones pautadas; consignas estrictas que deben respetarse a rajatabla, porque suponen una planificación del trabajo.

Si bien se mira, ninguna tarea operativa de vigilancia, prevención y control sería realmente efectiva, si no se consolidara mediante el cumplimiento de rigurosos protocolos de seguridad en cada objetivo.

En todos los casos, los protocolos de seguridad deben resultar acordes con las evaluaciones de riesgo efectuadas por especialistas, que pueden considerar los requerimientos y las mejores medidas según sea la naturaleza del objetivo de que se trate.

La calidad de los servicios de vigilancia debe garantizarse, por lo pronto, con guardias altamente capacitados para la protección de bienes y personas.

PARA DISMINUIR LA INSEGURIDAD

Se dirá que la vigilancia privada no garantiza la seguridad, cuya responsabilidad indelegable concierne a las fuerzas estatales, pero, en rigor de verdad, reduce los riesgos mediante el control de las contingencias y previene los episodios que contribuyen a vulnerarla.

Desde esa perspectiva, la vigilancia privada disminuye la inseguridad. No es casual, pues, la pretensión gubernamental en la provincia de Córdoba por articular la seguridad pública con la seguridad privada.

La estadística sobre distintas variantes de hechos delictivos verificados en segmentos socioeconómicos de diferente nivel contrasta con las sensaciones de inseguridad, esa excusa remanida al que apelan una y otra vez los gobiernos de turno.

LA PRESENCIA CLAVE DE LOS GUARDIAS

Sin vigilancia, las distintas formas del delito son más viables. En materia de inseguridad, la relación causa-efecto en los hechos es evidente. Con distintas y efectivas modalidades, allí donde no se dispone de guardias privados cumpliendo tareas de prevención y control, los delincuentes hacen de las suyas, sin que nadie se los impida o advierta al menos su presencia para disuadirlos.

La secuencia de robos perpetrados en numerosas unidades habitacionales a lo largo del año forma parte de una costumbre que, por si no bastara, se lleva a cabo con tranquilidad.

Es tanto más probable en consorcios adonde los delincuentes tienen libre el camino para su accionar delictivo, en la medida en que falta protección de los departamentos.