Archivo de la categoría: Actualidad

SI HAY VIGILANCIA, HAY TRANQUILIDAD

La necesidad de sentirnos seguros y de vivir en tranquilidad forma parte de la demanda cotidiana que es posible verificar, con diferencias de grado, en distintos segmentos socioeconómicos, sea de manera individual, o bien desde instituciones, empresas públicas y privadas, entre otros sectores.

El incesante aumento de la delincuencia oficialmente registrada instala la percepción real de que el delito, en sus distintas variantes, integra la trama de los hechos cotidianos.

La estadística en ese sentido contrasta con las sensaciones de inseguridad, que suelen ser una excusa de los gobiernos de turno en un intento por justificar la insuficiencia de las fuerzas policiales para prevenir las situaciones de riesgo de las que se prevalece la delincuencia, a falta de vigilancia y control efectivos.

La inseguridad se ha convertido, pues, en unos de los asuntos más preocupantes y de mayor relevancia, en un contexto en que el Estado, por mucho que se esfuerce en el ejercicio del monopolio de la fuerza, no alcanza a garantizar, sin embargo, la cobertura integral para la protección de personas y de bienes…

VIGILANCIA PRIVADA Y MODALIDADES OPERATIVAS

La vigilancia ha incorporado distintos enfoques y métodos, en la medida en que ha respondido a las exigencias de mayor rigor, tanto como a las demandas de la comunidad.

La “seguridad privada integral” implica una modalidad operativa que abarca una amplia cobertura para la protección de personas y de bienes. Se trata de un servicio que no se reduce a los procedimientos típicos de la vigilancia, sin consideración por los diversos factores que involucran las situaciones de riesgos probables.

Al control estricto orientado a evitar hechos ilícitos o contingencias que importaran peligros en los objetivos que se vigila, el carácter integral del servicio incluye acciones de prevención de incidentes y accidentes.

En este sentido, resulta clave que en los protocolos de prestaciones se estipulen también recorridos dinámicos de los lugares y verificaciones cuidadosas de si se presentan anomalías de cualquier naturaleza.

Cada objetivo, según sea su naturaleza, tendrá, por cierto, diferencias específicas en la instrumentación de esa modalidad.

LOS GUARDIAS CONTROLAN Y PREVIENEN

En condiciones excepcionales (como las que vivimos por la pandemia del coronavirus) o normales, los guardias privados no actúan sobre los hechos consumados, sino, sobre todo, preventivamente mediante la vigilancia y el control. Si bien se mira, resultan imprescindibles en la prevención de delitos o de situaciones que atenten contra las personas y los bienes.

Por eso mismo, es insuficiente la custodia de agentes armados y no es casual que, por lo general, mediante llamados a licitación, se solicite la participación de la seguridad privada en ámbitos públicos.

A pesar de la disponibilidad de policías para organismos oficiales, los guardias se desempeñan marcando una diferencia fundamental por su observación, recorrido y atención en alerta permanente.

De ahí que se incrementen día a día los requerimientos de parte de entidades estatales para contratar servicios de vigilancia y control privados, aun cuando esas dependencias puedan disponer del concurso de policías.