Archivo de la categoría: Actualidad

VIGILANCIA: ENTRE LA PREVENCIÓN Y EL CONTROL

Preventivamente, mediante la vigilancia y el control, los guardias privados se anticipan de modo de no actuar sobre los hechos consumados. De ahí que resulten imprescindibles en la prevención de delitos o de situaciones que impliquen peligros contra las personas y los bienes.

Por eso mismo, es insuficiente la custodia de agentes armados y no es casual que, por lo general, mediante llamados a licitación, se solicite la participación de la seguridad privada en ámbitos públicos.

A pesar de la disponibilidad de policías para organismos oficiales, los guardias se desempeñan marcando una diferencia fundamental por su observación, recorrido y atención en alerta permanente.

De ahí que se incrementen día a día los requerimientos de parte de entidades estatales para contratar servicios de vigilancia y control privados, aun cuando esas dependencias puedan disponer del concurso de policías.

VIGILANCIA SUPERVISADA

El control diario de las tareas asignadas a los guardias, mediante gestión de los procesos y procedimientos de supervisión, resulta clave para que el servicio de vigilancia privada y prevención sea realmente efectivo

Es la tarea fundamental de los supervisores, que deben concurrir continuamente a todos y cada uno de los objetivos con el fin de observar que los guardias cumplan sus funciones de manera responsable y eficaz, enfocados en las necesidades y requerimientos de los clientes.

Todo ello, verificando, por cierto, el estricto cumplimiento de los protocolos de seguridad. Para lo cual, a su vez, es necesario también que los supervisores estén especialmente capacitados.

EL LUGAR DE LAS GARITAS EN LA SEGURIDAD PRIVADA

Por ordenanza municipal que regula el uso, espacio y medidas, las casillas de seguridad privada (autorizadas, con vigiladores oficialmente registrados) que se encuentran ubicadas en distintos barrios no pueden instalarse en las esquinas ni en ochavas para que no obstaculicen la visión de los automovilistas.
 
En virtud de esa normativa, las garitas antes apostadas en estos lugares debieron ser relocalizadas.
Entre otros fundamentos, se observó que no todos los sitios son iguales, pero en algunos hay claros problemas para ver el tráfico de autos.
ryN690LxQ_1256x620__1
 
¿Limita esta medida el accionar de la vigilancia privada? Si bien sirve como resguardo del personal, cuya actividad de rondas y recorridos no han sido modificadas, hay quienes sostienen que las garitas han sido disminuidas en su poder persuasivo, ya que difícilmente son visualizadas desde lejos por delincuentes.
El argumento desplegado en la ordenanza respectiva señala que se procura cubrir un vacío legal al respecto y marcar parámetros, ya que se trata de una actividad en la vía pública que no tenía regulación alguna, cuyos formatos, ubicaciones y condiciones han sido reiteradamente cuestionados.
 hqdefault
La ordenanza contempla que las casillas de seguridad privada, muchas de las cuales son precarias y están rotas, no deben superar el 1,20 metros de largo, 1,20 de ancho y 2,20 de alto. Además, deben ser de carácter móvil y estar pintadas de modo uniforme..
 
Entre las prohibiciones, no se puede exhibir en su parte externa publicidad, servir de sustento a otra construcción o colocar sobre su techo elemento alguno ni utilizar reflectores lumínicos externos.
casilla
Además, las garitas deben ser ubicadas a más de medio metro del cordón de pavimento y en espacios que no dificulten el acceso o visibilidad a elementos de servicio, como cámaras de luz, gas o teléfono, bocas de incendio, semáforos, sendas para peatones, rampas de acceso para sillas de rueda, o señales de tránsito.