24 Jul 1990, Cergy-Pontoise, France --- Prisoner surveillance at the Osny Penitentiary. --- Image by © Jean-Michel Turpin/Sygma/Corbis

PARA SENTIRNOS SEGUROS

La necesidad de sentirnos seguros (que es como decir: vivir en tranquilidad) forma parte de la demanda cotidiana que es posible verificar, con diferencias de grado, en distintos segmentos socioeconómicos, sea de manera individual, o bien desde instituciones, empresas públicas y privadas, entre otros sectores.

El incesante aumento de la delincuencia oficialmente registrada instala la percepción real de que el delito, en sus distintas variantes, forma parte de la trama de los hechos cotidianos.

La estadística en ese sentido contrasta con la las sensaciones de inseguridad, que suelen ser una excusa de los gobiernos de turno en un intento por justificar la insuficiencia de las fuerzas policiales para prevenir las situaciones de riesgo de las que se prevalece la delincuencia, a falta de vigilancia y control efectivos.

La inseguridad se ha convertido, pues, en unos de los asuntos más preocupantes y de mayor relevancia, en un contexto en que el Estado, por mucho que se esfuerce en el ejercicio del monopolio de la fuerza, no alcanza a garantizar, sin embargo, la cobertura integral para la protección de personas y de bienes…